BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 21/11/2017
BALDAIO Y RAZO

Sitio Natural de Interés Nacional

Flora

Baldaio, larga playa de 4 km de extensión, está formado por tres tipos de ecosistemas diferentes : marisma, laguna litoral, y una barra arenosa de dunas móviles y estabilizadas. Esta zona húmeda es parada y refugio de millares de aves en las rutas migratorias de otoño y primavera, épocas óptimas para su observación.

La fauna de Baldaio connota una elevada riqueza en aves acuáticas, más de 33 especies diferentes sin incluir las especies limícolas. Nidifica aquí una de las mayores colonias europeas del Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus) y un número importante de Martines pescadores, garzas, anátidas, así como la escasa Espátula (Platalea leucorodia).

Cuenta con varios endemismos

Espátula

También los mamíferos encuentran cobijo en el espacio de marismas Baldaio-Razo, como es el caso de la escasa Nutria (Lutra lutra), Tejón (Meles meles) o el Zorro (Vulpes vulpes), que recorre regularmente la playa en busca de restos de comida dejados por el mar. Otras especies animales de gran interés son el Lagarto arnal (Lacerta lepida), la Víbora de Seoane (vipera seoanei) y la Rana de San Antón (Hyla arborea).

En una modesta superficie, Baldaio conserva una extraordinaria variedad de vegetación que incluye desde los ásperos Phragmites australis y los juncos (Juncus maritimus) de marisma, hasta plantas acuáticas como la Typha latifolia. En las dunas abundan todo tipo de plantas, remarcando los endemismos atlánticos como la Linaria polygalifolia subsp. polygalifolia, o los endemismos del noroeste gallego como la Omphalodes littoralis subsp. gallaecica.

El histórico Monte Neme

Tejón

El Monte Neme se yergue desde la aldea de Razo proporcionando una panorámica de privilegio del espacio natural. Su altitud y ubicación permiten observar el lejano cabo Prior, Malpica y las islas Sisargas, la ría de Corme, Buño, Carballo... Sobre el cielo del Neme se puede ver el vuelo de especies como el Cuervo carnazal (Corvus corax) o el Halcón peregrino (Falco peregrinus).

Remitiéndose a la historia, los primeiros gallegos escogieron este lugar para sus prácticas religiosas, como ya bien señala el topónimo "Neme", que significa sagrado en el antiguo idioma celta gallego. En el pico del monte existía un cromlech conocido como "Eira das Meigas", del que la tradición cuenta que sus piedras eran asiento de las brujas que allí celebraban sus reuniones. El círculo lítico fue destruido en los trabajos mineros de explotación de wolframio durante la II Guerra Mundial.

Enlaces

Vídeos

Hemeroteca