BUSCADOR






22º Año - 5ª Época - 16/11/2018
ISABEL BARRETO, PRIMERA ALMIRANTE DE LA MARINA

Por: José Ramón Insua Trava. PP do albañil e D Pur

No se tienen pruebas de los lugares donde nació y murió esta Isabel si bien todos los historiadores suponen que era gallega.

Se sabe que estaba en Perú hacia el 1.585, adonde se había trasladado en compañía de su familia y que se casó con el adelantado Alvaro de Mendaña con el que se embarcó, acompañada de varias damas, el 16 de junio de 1.595 con rumbo al Pacífico. La presencia de mujeres a bordo del navío fue protestada por pilotos y marineros pero todo fue inútil.

A la muerte de su marido, no solo no careció de energía en su cargo de adelantada de las Islas Salomón, sino que llegó a convertirse en una verdadera pesadilla para los rudos marineros que vieron como una simple protesta podía costarles la horca. Según el piloto Pedro Fernández de Quirós, las crueldades de Doña Isabel nada tenían que envidiar a las del capitán inglés Bligh. De las Islas Salomón se trasladaron a las Filipinas donde Doña Isabel ordenó esperar hasta la mañana siguiente para desembarcar. Un marinero saltó a tierra de donde regresó con cocos para calmar la sed de sus compañeros. Tal desobedencia le costó ser ahorcado en una verga del barco.

Doña Isabel casó de nuevo con Fernando de Castro pasando ambos al Perú en el año 1.598 y a Madrid en el 1.609 en donde se pierden las huellas de Doña Isabel de Barreto, la primera y por ahora única almirante de la flota española.

Hemeroteca